ASPESCL

Noticias ASPES

Nota de prensa - ASPES-CL rechaza el preacuerdo de 2 de diciembre entre los sindicatos CSIF, STECYL-I, ANPE Y CCOO y la Consejería de Educación por considerarlo lesivo para el colectivo de Enseñanzas Medias

ASPES-CL RECHAZA EL PREACUERDO DE 2 DE DICIEMBRE ENTRE LOS SINDICATOS CSIF, STECyL-i, ANPE y CCOO Y LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN
POR CONSIDERARLO LESIVO PARA EL COLECTIVO DE ENSEÑANZAS MEDIAS

nota de prensa rechazo preacuerdo

La Asociación de Profesores ASPES-CL quiere hacer constar ante la opinión pública, y ante la sociedad en general, su profundo rechazo al negligente y perverso esfuerzo llevado a cabo por las organizaciones sindicales (CSIF, STECyL-i, ANPE y CCOO) firmantes del preacuerdo de 2 de diciembre de 2021, relativo a la Mejora en las condiciones laborales del personal docente de centros públicos de enseñanzas escolares de la comunidad autónoma de Castilla y León.

En dicho acuerdo, estos sindicatos y la administración educativa regional se han comprometido, fundamentalmente, a una reducción de las ratios alumnos/aula en las diferentes etapas educativas, así como a una reducción del horario lectivo semanal que actualmente desempeña el profesorado de la enseñanza pública.

Desde ASPES-CL denunciamos que la reducción de las ratios de alumnos por aula se haya pactado, con carácter general, en la irrisoria cantidad de 3 alumnos por cada grupo, dado que tal rebaja sobre los números anteriores (25 en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato) no va a tener la más mínima incidencia en una posible mejora de la calidad educativa. Mantener 27 alumnos por aula en Secundaria y 32 por aula en Bachillerato supone perseverar en mantener la dificultad en el desempeño diario dentro del aula, ya que esta medida no sirve en modo alguno para reducir la complejidad de la labor docente. Dicho de otra manera, esta reducción no va a suponer un cambio reseñable en la compleja situación actual de las aulas de nuestros centros educativos. 

Por otro lado, hay que prestar atención a lo incomprensible de efectuar una reducción de carácter lineal y no porcentual: asistimos al inexplicable escenario de una reducción mayor en los grupos ya de por sí más pequeños y una reducción mucho menor en los grupos más numerosos. Es preciso enmarcar este ilógico disparate en el hecho de que las organizaciones sindicales firmantes de este preacuerdo llevan mucho tiempo obviando la búsqueda de la calidad en la enseñanza y priorizando el favoritismo hacia el grupo más mayoritario de sus afiliados y votantes (sin duda movidos por la búsqueda de réditos electorales). Los números son contundentes al respecto y no pueden engañar a nadie: la reducción en Primaria es del 12%, en Secundaria es del 10%, y en Bachillerato es del 8,57%, es decir, en términos porcentuales se reduce menos en los grupos de por sí más numerosos, lo cual es un sinsentido que excluye cualquier razón pedagógica o de eficacia y que sólo admite como explicación el afán por favorecer a un colectivo en detrimento de otro. 

Desde ASPES-CL exigimos a la Administración educativa de Castilla y León que no se convierta en cómplice de este tipo de pérfidas estrategias sindicales y que, en su calidad de garante del mejor sistema educativo posible, lleve a cabo una reducción de las ratios alumnos/aula proporcionales a lo que ahora mismo está establecido en cada etapa educativa. No hacerlo sería incurrir en una injusticia con todos y cada uno de los actores del sistema (alumnos y profesores) y, por supuesto, con el sistema mismo.

La segunda denuncia viene motivada por la cláusula correspondiente a la reducción del horario lectivo semanal de los docentes. Antes de la publicación del Real Decreto-ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, el profesorado de Primaria tenía una carga horaria semanal de 24 periodos lectivos y el de Secundaria tenía una carga horaria semanal de 17 periodos lectivos (docencia directa con alumnos en el aula). A raíz de dicho Decreto-ley, y sin un motivo lógico o justificado, se aumentó dicho horario al profesorado de Primaria en una hora (lo que suponía un incremento del 4,17%) hasta las 25, mientras que al profesorado de Secundaria se le aumentó justo el triple que a Primaria, es decir 3 horas, hasta las 20, lo que suponía no sólo un incremento del 17,65%, sino, de facto, el castigo de tener que cargar con el grueso de la crisis siendo el colectivo minoritario.

Entendemos que, una vez concluida la coyuntura de crisis económica y derogado el citado decreto, lo lógico y justo habría sido recuperar las cargas lectivas semanales anteriores al mismo. Sin embargo, los actores del nuevo preacuerdo vuelven a priorizar las mejoras para una de los colectivos por delante del otro y firman una reducción de 1 hora en Primaria y solamente 1 ó 2 (sin especificar los supuestos) para Enseñanzas Medias, con lo cual uno de los dos grupos, de nuevo Primaria, sale favorecido y recupera su situación pre-decreto 2012, mientras que el otro grupo, de nuevo Enseñanzas Medias, sale perjudicado porque no recupera su horario pre-decreto 2012.

Desde ASPES-CL exigimos a la Administración educativa que no se deje arrastrar por torticeras estrategias sindicales, que dé marcha atrás en los términos de este preacuerdo y que devuelva a todo el profesorado (Primaria y EEMM) a los términos horarios anteriores al Decreto-ley 14/2012, so pena de incurrir en un flagrante agravio profesional.

Desde ASPES-CL entendemos que por mucho que las organizaciones sindicales firmantes de este preacuerdo se tengan a sí mismas como representantes del colectivo docente, no pueden arrogarse ni la legitimidad de la representación absoluta, ni la capacidad de perjudicar a un grupo profesional para solamente buscar el beneficio de otro, por muy mayoritario que éste sea. Y por supuesto, denunciamos el hecho de que la Administración educativa participe de este lamentable juego de intereses y le otorgue el marchamo oficial cerrando los ojos a la evidente plasmación de una injustica profesional.

Loading ...