Opinión

ASPES pide la homologación de salarios de Profesores de enseñanzas medias en todo el territorio nacional

homologacionLa Asociación de Profesores ASPES-CL quiere hacer pública su denuncia por las intolerables condiciones económicas que viene sufriendo el colectivo de docentes de Enseñanzas Medias de Castilla y León durante los últimos 11 años.

Desde el año 2007 no se ha hecho efectiva ninguna mejora económica en la nómina de este colectivo que, dentro del conjunto de los funcionarios del estado, ha sido el más castigado en términos netos por los sucesivos recortes y congelaciones salariales, tanto desde la Administración Central como desde la Autonómica. De hecho, la pérdida de poder adquisitivo asociada a dichos recortes y congelaciones alcanza en estos momentos más del 25%.

 

Es preciso recordar que los profesores de Castilla y León se encuentran en los últimos puestos del ranking nacional en cuanto a emolumentos, cobrando 2300€ brutos al comienzo de su vida laboral, frente a los 2757€ euros brutos que cobran los docentes en el País Vasco, los primeros del ranking, lo que supone un desfase de 457 euros mensuales (un 16,57% menos) por un desempeño similar. Se trata, sin duda, de una situación bastante injusta y muy difícil de explicar.

Asimismo, es preciso resaltar que esta baja posición salarial contrasta con el magnífico desempeño de los docentes de las Enseñanzas Medias de nuestra comunidad, que queda reflejado, entre otras cosas, en el primer puesto de la Comunidad de Castilla y León en el último informe PISA de 2016, una circunstancia que, como expresa el propio informe, está indudablemente ligada con el buen hacer de nuestro profesorado.

Entendemos que, a la vista de los argumentos previos, y dado que a la sociedad y al gobierno parece que les resulta razonable la equiparación salarial de, por ejemplo, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, no menos justificable ha de resultar entonces la equiparación salarial en el mundo docente.

Es por ello que desde ASPES-CL hacemos un llamamiento a las Administraciones educativas nacional y regional para que, en el marco de una inmediata negociación a nivel estatal, procedan a poner fin al agravio salarial que actualmente se produce entre los docentes de las diferentes Autonomías y que establezcan una equiparación salarial de todos ellos, tomando como modelo el salario de los profesores vascos, los primeros del ranking nacional en materia retributiva.