Opinión

La paciencia tiene un límite... ¿o no? - ASPESCL Opinión

laPacienciaTieneUnLimiteDesde la Asociación de Profesores de Castilla y León denunciamos el contenido de los documentos publicados por la Consejería de Educación con el Protocolo de prevención y organización del regreso a la actividad lectiva, así como las instrucciones de inicio para el curso escolar 2020-2021. Sin mediar negociación con los representantes de los trabajadores, nuevamente la Consejería impone un modelo muy cuestionable de funcionamiento en los centros para el próximo curso escolar al delegar en los equipos directivos toda la responsabilidad en materia de seguridad sanitaria y de higiene. Además, por si fuera poco, carga a la dirección de los centros educativos con más burocracia aún, con la exigencia de confección y entrega en plazo de 3 nuevos documentos (plan de inicio, plan de digitalización y plan de contingencia).

Todo ello con la incertidumbre de no saber plazos de matrícula y no poder hacer previsiones de necesidades de plantilla de profesorado, ni saber si los centros contarán con profesores y personal de servicios de refuerzo para hacer frente a la nueva situación derivada de la COVID-19. La Consejería ha hablado, sin concreción, de unos 600 docentes de refuerzo, pero mucho nos tememos que solo sean para los colegios de infantil y primaria ya que sorprendentemente son los únicos centros en los que la Administración ha pedido un estudio de espacios disponibles.

Así pues, el curso 2020-2021 se anuncia de momento decepcionante y previsiblemente más estresante aún si cabe que lo ya vivido en los meses de enseñanza telemática, con las mismas ratios de alumnos en las aulas, mismas horas de docencia directa y ninguna piedad por parte de la administración educativa hacia el profesorado, que lleva aguantando carros y carretas con medidas sangrantes como un hachazo al sueldo del 7,5% desde 2010 y un incremento injustificado de 3/4 horas de docencia directa en Enseñanzas Medias desde 2012, entre otras medidas de reconocimiento a nuestra sacrificada labor.

Ha quedado demostrado que de nada sirve la profesionalidad de sus trabajadores y los buenos resultados obtenidos en los diferentes informes PISA. La Consejería cierra los ojos y, mientras tanto, sigue tensando y tensando la cuerda, exigiendo cada vez más a sus docentes pero dando nada a cambio, aparte de unas palmaditas en la espalda, ninguneando e ignorando continuamente a sus representantes sindicales y por ende a sus representados.

Ha quedado demostrado suficientemente además que las huelgas de un día no sirven para nada, sino para ahorrarse dinero la administración - por ello no obtienen un respaldo mayoritario de los docentes - y perder autoridad las OOSS frente a aquella.

Nos preguntamos, por último, si la capacidad de aguante de los docentes, que hemos antepuesto hasta ahora nuestra profesionalidad y sentido de la responsabilidad a nuestra propia dignidad como trabajadores, seguirá dando más de sí este próximo curso o se romperá finalmente la cuerda… Pues si la paciencia tiene un límite, quizá haya llegado entonces el momento de emprender medidas realmente contundentes para que la Consejería de Educación deje de pisotear e ignorar a sus trabajadores en las decisiones que esta toma y empiece a escucharles de verdad.